¡Versión beta de AmericaMilitar 2017 en línea!
Mayor información en - http://americamilitar.com/soporte/2313-americamilitar-2017-version-beta-en-linea.html

UNP - UNIDAD NACIONAL DE PROTECCIÓN

Hola a todos Los Respetables Foristas.

UNP - UNIDAD NACIONAL DE PROTECCIÓN

cpR5K.jpg

Bienvenidos. La liquidación del DAS ya está en su última fase. En el organismo de seguridad se crearán los decretos que pondrán fin a más de medio siglo de existencia de la entidad y que darán vida a la UNP - UNIDAD NACIONAL DE PROTECCIÓN.

El Gobierno Nacional creó la Unidad Nacional de Protección, entidad que estará adscrita al Ministerio del Interior y que unificará los esquemas de protección a cargo del Estado, bajo la responsabilidad de una sola institución.

De esta forma, se integrarán en un solo programa los esquemas de protección de los jueces y fiscales, testigos, defensores de Derechos Humanos, población en situación de desplazamiento, periodistas, sindicalistas, además de otras poblaciones vulnerables.

Esta Unidad Nacional agrupará los Programas de Protección de: Ministerio del Interior, Policía Nacional, Fiscalía General- Funcionarios-, Consejo Superior de la Judicatura (funcionarios y empleados de la Rama Judicial), y Departamento Administrativo de Seguridad-DAS-, entre otros.

Con la liquidación del DAS, 601 escoltas se trasladan a la nueva Unidad, cifra a la cual se suman 1.247 personas que hacen parte de los esquemas de protección y seguridad que están a cargo, actualmente, del Ministerio del Interior.

El Subdirector de Seguridad Ciudadana de esta cartera, Andrés Villamizar, será el nuevo Director General de la Unidad Nacional de Protección, la cual representa un esfuerzo presupuestal del Gobierno Nacional superior a los 400 mil millones de pesos al año.

La Unidad Nacional tendrá tres subdirecciones: Análisis de Riesgo, que tendrá a su cargo la valoración del riesgo (elaboración de estudios de riesgo) para optimizar la protección; Protección y la de Talento Humano.

Con esta nueva entidad, el Gobierno Nacional busca prestar una protección más profesional, que permita dar seguridad a quienes realmente lo necesitan.

La capacitación de los nuevos funcionarios contará con asesoría de países como Reino Unido, Estados Unidos e Israel.

Auf Wiedersehen.
Editado por SPIDERMAN on
«1

Comentarios

  • Daniel_Vega
    Publicaciones: 1,024Técnico de Quinto Grado 657
    Me imagino que a nivel de Inteligencia... respecto a venezuela ya sabran las relaciones con Iran... al menos en Israel estan bien enterados.
    http://www.israeldefense.com/?CategoryID=472&ArticleID=1456

    el titulo "Israel no Preocupado por los F-16 de transferencia de

    Informes de la transferencia de Venezuela de un F-16 a Irán no son motivo de preocupación en Israel - al menos por ahora. Fuentes israelíes dicen que el avión es muy antiguo, cuenta con sistemas antiguos, y no dar a Irán una indicación en cuanto a las capacidades de las aeronaves IAF"

    Disculpen si no es el lugar adecuado para colocarlo.
  • Dario López
    Publicaciones: 7,194Subteniente 3757 Bogotá
    Ministerio del Interior asumiría carros y seguridad de representantes

    Según el presidente de la Cámara, el polémico tema lo manejaría la Agencia de Protección.


    Con la llegada de la nuevas directivas en la Cámara de Representantes, el tema de los carros para los congresistas volvió a ponerse sobre la mesa y con una fórmula que intentó el expresidente del Senado Juan Manuel Corzo, que al final no se llevó a cabo en la administración de Germán Vargas Lleras.

    El representante Augusto Posada, nuevo presidente de la corporación, dijo que ha venido sosteniendo conversaciones con Andrés Villamizar, director de la Agencia Nacional de Protección, para que sea esta entidad la que asuma el transporte y la seguridad de los legisladores.

    "El Congreso no está para comprar carros, para licitar contratos de mantenimiento o para comprar llantas, para eso está la Agencia Nacional de Protección, y he estado adelantando conversaciones con el doctor Andrés Villamizar, su director, y para mí sería muy satisfactorio que esa función la retome la entidad creada para ello", dijo Posada.

    El congresista afirmó que el mantenimiento de los vehículos también lo asumiría ese organismo de seguridad. "Que ellos se encarguen de eso, para eso se hizo, ellos lo conocen (...) 'Zapatero a tus zapatos', ellos saben hacer eso y estoy tratando de que asuman todo el tema de transporte y seguridad de los representantes", agregó.

    Sobre la financiación de la movilización de los representantes, Posada dijo que "hay unos recursos que tiene el Congreso", pero que también se está analizando la posibilidad de invertir en el mantenimiento del Capitolio.

    Respeto a la conversación con el vicepresidente, Angelino Garzón, el nuevo Presidente de la Cámara dijo que recibió una llamada del 'vice' el pasado martes para felicitarlo e indagar sobre su posición respecto a la convocatoria de una eventual Asamblea Constituyente.

    "Lo sentí como un hombre que se está recuperando, muy coherente. Me alegró mucho escuchar su voz (...) Me preguntó sobre el tema de la Constituyente, en lo cual fui muy claro y le expliqué que no estoy de acuerdo, que esa vía le debe dar rumbo al país y no utilizarse para buscar lucros políticos", aseguró Posada, quien agregó que Garzón no le hizo ninguna insinuación al respecto.

    REDACCIÓN POLÍTICA

    http://www.eltiempo.com/politica/ministerio-del-interior-asumiria-carros-y-seguridad-de-representantes_12068566-4

    Posdata: No tengo seguridad si esta informacion van ligadas ya que son agencias nuevas pero vienen de la liquidacion de la misma, queda a determinacion de los moderadores.
  • Dario López
    Publicaciones: 7,194Subteniente 3757 Bogotá
  • Dario López
    Publicaciones: 7,194Subteniente 3757 Bogotá
    Especial "Los muertos que nadie reclama"

    Desde 1919, Colombia empezó a contar sus desaparecidos. Hoy casi 20 mil cuerpos identificados no han sido reclamados por sus familiares y 40 mil no han podido ser identificados.


    http://www.eltiempo.com/Multimedia/especiales/muertos-nn-colombia/


    Los 20 mil muertos que nadie reclama

    T9Ri7.jpg
    Foto:

    Miles de familias en el país siguen buscando a sus desaparecidos sin saber que muchos murieron y están plenamente ubicados.
    En fosas comunes, bolsas de basura, depósitos, bóvedas de cementerios y, en algunos pueblos, hasta a la intemperie, permanecen los cuerpos de 19.955 personas que a pesar de estar plenamente identificadas no han sido reclamadas por sus familiares o conocidos.

    La lista de los muertos sin dolientes es larga. En ella hay muchos reportados como desaparecidos, pero también otros que dejaron sus hogares buscando un empleo en otras regiones y nunca regresaron. Y hay centenares de colombianos que no tienen una lápida simplemente porque sus deudos no tenían plata para sepultarlos y dejaron que el Estado asumiera los costos de la inhumación.

    Tan solo en los últimos cinco años, los peritos de Medicina Legal han identificado plenamente a casi 20.000 personas que inicialmente llegaron a las morgues como NN y que nunca fueron reclamadas. Centenares de restos hallados en fosas comunes, especialmente de ‘paras’, tienen hoy un rostro totalmente reconocible, tras meses de esfuerzos de los morfólogos del CTI de la Fiscalía. Hay casos mucho más antiguos, y el paso del tiempo ha hecho que se empiece a perder su rastro.

    Ellos representan una faceta desconocida de la tragedia de los desaparecidos en Colombia. Un drama que viven al menos 50.000 familias en el país, que siguen esperando a los suyos sin saber que ya hay noticias sobre muchos.

    Reporteros de EL TIEMPO se adentraron en esa dramática realidad y encontraron historias de los que aún buscan a sus seres queridos a pesar de que han pasado hasta 20 y 30 años desde que se perdió su rastro; historias de los muertos con nombre y cédula que terminaron en fosas comunes, y las de los médicos legistas y expertos forenses que día a día trabajan para impedir que miles de colombianos terminen en el total olvido.

    Una alianza de esta Casa Editorial con el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses y la Fiscalía permitirá a partir de hoy que las personas que buscan a sus desaparecidos puedan consultar a través de ELTIEMPO.COM las bases de datos de Medicina Legal. El nombre de la persona o su número de cédula bastarán para iniciar un barrido que permitirá, en los casos en los que la búsqueda sea positiva, encontrar la ubicación exacta de los restos identificados por las regionales de Medicina Legal en todo el país.

    Nombrando a los NN
    Un grupo de expertos de distintas entidades utiliza todo tipo de técnicas científicas en una lucha contra uno de los calificativos más duros de todo el argot judicial: NN (del latín No Nomine, No Nombre). Cotejan sus huellas, sus cartas dentales y el ADN para hallar un rastro. Hasta el lugar en el que fueron encontrados y las prendas que tenían el día de sus muertes pueden dar la clave.

    Diana Ramírez es una sicóloga que lleva 15 años en Medicina Legal. Ella coordina el Grupo Nacional de NN y búsqueda de Personas Desaparecidas, que desde el 2007 empezó la tarea de identificar a las personas reportadas como ‘sin datos’ en los registros de fallecidos.

    Ramírez, que recorre los cementerios del país recuperando cuerpos ya identificados, dice que a pesar de lo trágico que resulta para cualquier persona tener noticias de su equipo, finalmente es mejor que seguir en la incertidumbre. “Esas familias no saben si un día tendrán la llamada que no quieren recibir, si un día su ser querido se aparecerá en la puerta. Viven en un estado de permanente sobresalto”, asegura.

    Cada año, en Colombia mueren al menos 50.000 personas; unas 15.000 son víctimas de asesinato. Bogotá, Cundinamarca, Nariño, Antioquia y Valle del Cauca son las regiones con más casos.

    Este año, por cuenta de un convenio con la Registraduría para compartir la base de datos de las tarjetas decadactilares, se han identificado cerca de 900 personas que llegaron sin documentos; 124 ya fueron entregadas.

    Pero además de la tecnología de punta, Medicina Legal y Fiscalía siguen recurriendo a los métodos viejos: a través de llamadas y telegramas, les piden a las autoridades de los pueblos donde nacieron las personas que difundan la información. Los anuncios parroquiales, al final de las misas de pueblo, siguen siendo efectivas para esa tarea.

    Además de las dificultades que deben enfrentar los peritos en los procesos de identificación, un problema adicional es que muchas veces, cuando aparecen los familiares, se descubre que los restos terminaron refundidos en los camposantos. “Es otra tragedia para la familia cuando nos toca empezar una nueva búsqueda en el cementerio”, dice Pedro Emilio Morales, subdirector de servicios forenses de Medicina Legal.

    Mientras esperan cualquier dato sobre la suerte de sus familiares, miles de colombianos son víctimas de extorsionistas profesionales que se lucran de su drama. Adivinos, ex-‘paras’, ex-guerrilleros y delincuencia común le sacan provecho a la incertidumbre. Y esos muertos sin doliente son tantos que en muchos cementerios del país –igual en el norte de Antioquia, donde los remolinos atrapan los cuerpos que trae el río Cauca, como en el cementerio de Matatigres, en el sur de Bogotá– encuentran quién los ‘adopte’: les ponen lápida (la mayoría de veces, con nombres inventados), los visitan y hasta les pagan misas buscando un milagro de las ánimas benditas.

    En línea con Medicina Legal
    Gracias a un convenio con Medicina Legal y la Fiscalía, ELTIEMPO.COM habilitó un motor de búsqueda con acceso a las bases de datos sobre fallecidos. El nombre de la persona o su número de identificación serán suficientes para iniciar el barrido.

    Datos desde el 2007
    La base de datos, que se actualiza en tiempo real, contiene registros de las personas que desde el 2007 han llegado a Medicina Legal y que no obstante estar identificadas no han sido reclamadas. La información de casos anteriores está en proceso de recopilación.

    Información puntual
    Si el nombre de la persona coincide, la base de datos desplegará un campo de información en el que aparecen número de documento, fecha de ingreso a Medicina Legal, número de registro de defunción y datos de contacto en la regional que realizó la necropsia. Allí llevan registro del destino final de los restos.

    Los rostros de Justicia y Paz
    Desde el buscador de ELTIEMPO.COM habrá contacto con la web de Justicia y Paz, donde aparecen los rostros reconstruidos por los morfólogos del CTI correspondientes a cuerpos hallados en fosas comunes delatadas por ‘exparas’.

    REDACCIÓN JUSTICIA
    http://www.eltiempo.com/Multimedia/especiales/muertos-nn-colombia/los-20-mil-muertos-que-nadie-reclama_12445841-7
  • Dario López
    Publicaciones: 7,194Subteniente 3757 Bogotá
    Siguiendo el rastro de un no identificado

    jpyAG.jpg
    Siguiendo el rastro de un no identificado Foto:

    En el cementerio de Matatigres, sur de Bogotá, ya no hay espacio para un NN más. Después de identificarlos hay que esperar cuatro años.


    Cuatro años duró Mariluz rezando y llevándoles flores a dos cuerpos que compartían una sola bóveda, envueltos en bolsas de plástico blancas y que solo tenían por identificación un código de siete dígitos que Medicina Legal les asignó para no perderles el rastro (Vea también una infografía sobre Cómo reconocer un cadáver).

    Cada domingo, el plan de esta bogotana de 42 años fue visitar la bóveda 176 de la fila 1 del pabellón Virgen del Milagro, uno de los cuatro dispuestos para personas no identificadas en el Cementerio de Matatigres, en el sur de la capital del país.

    “Ahí estaba mi hermano, metido en ese hueco, con un muchacho del que nunca supe cómo se llamaba”, dice Mariluz. Su hermano, John Álvaro, fue asesinado en una calle del barrio 20 de Julio el 3 de abril de 2008, cuando tenía 28 años.

    El cuerpo de John Álvaro, vendedor de autopartes que cayó en las drogas y terminó en la indigencia, permaneció tres meses en la morgue de Bogotá, a la espera de alguien lo reconociera para sepultarlo. Como eso no ocurrió, según el procedimiento, Medicina Legal lo envió para que fuera inhumado por el Estado.

    “John tenía problemas de droga. Se iba de la casa por meses, y yo siempre recorría los sitios por donde se movía y lo encontraba. Pero un día no apareció”, dice Mariluz. Lo buscaron por cuatro meses en hospitales, donde amigos y hasta en la cárcel. Por último fueron a Medicina Legal, donde les dijeron que estaba muerto y que ya lo habían enterrado.

    Hace seis meses terminó para la familia el drama de la fosa compartida con un desconocido. El 12 de junio, a las 6 de la mañana –como ordena el ritual de exhumación–, el cadáver fue retirado por Luis Enrique Chávez, el sepulturero más antiguo del lugar y experto en catacumbas, quien les devolvió al familiar que tuvieron que esperar por casi 1.500 días. Por ley, después de una inhumación es necesario esperar cuatro años para retirar los despojos.

    Ya no hay fosas libres
    Este año, la historia de Mariluz la han vivido otras 140 familias que han pasado por el doloroso trance de la exhumación de restos de sus seres queridos. En ese cementerio del sur de Bogotá hay unos 600 NN y por lo menos 1.300 restos de no nacidos dispuestos en bóvedas especiales.

    Aunque de muchos no se conoce el nombre, casi todas las tumbas tienen placas. Es el sello de que por allí han pasado los fieles de las ánimas, que les rezan y ponen lápidas con cualquier nombre, como agradecimiento por los “favores recibidos”.

    “Ya se agotaron los espacios para NN. Aquí hay identificados y otros que no se sabe quiénes son, todos en bóvedas, no en fosas comunes. Acá viene mucha gente a preguntar cuándo llega un NN, para adoptarlo y cogerlo como su santo”, cuenta Raúl Niño, administrador del cementerio desde hace ocho años.

    En Matatigres se ve también el drama de la pobreza. Hasta allá han llegado decenas de familias que tienen un muerto inhumado por el Estado, pero que no quieren sacarlo. A diferencia de Mariluz, que esperó cuatro años para llevarse las cenizas de su hermano, ellos, por física falta de dinero, se conforman con ponerles una placa con el nombre real y seguirlos visitando en esas tumbas compartidas.

    REDACCIÓN JUSTICIA
    http://www.eltiempo.com/Multimedia/especiales/muertos-nn-colombia/siguiendo-el-rastro-de-un-no-identificado-_12445849-7
  • Dario López
    Publicaciones: 7,194Subteniente 3757 Bogotá
    NN, a 'cementerios de la memoria'

    ZOtBL.jpg
    Foto:

    A estos lugares serán llevados cerca de 40 mil cuerpos de personas no identificadas.

    A comienzos del 2013 el Gobierno, la Fiscalía y Medicina Legal pondrán en marcha un megaproyecto para empezar a construir cuatro ‘cementerios de la Memoria’, a donde serán llevados en los próximos años los más de 40.000 cuerpos de NN que han sido detectados en un barrido nacional que aún no termina.

    Muchos de ellos están en cementerios clandestinos o fueron enterrados a escondidas en los municipales, como pasó en La Macarena con muchos muertos de la guerrilla y como acaba de descubrirse en San José del Guaviare. En esas fosas estarían muchas de las personas que están reportadas como desaparecidas en medio del conflicto armado.

    El Ministerio del Interior ya giró los primeros cuatro mil millones de pesos, que inicialmente fueron para la realización de un gran censo nacional de NN. Los primeros cuerpos vendrán de dos camposantos de Valledupar (en donde estarían cientos de víctimas de los paramilitares de ‘Jorge 40’), uno de Nariño y uno de Apartadó, en Urabá.

    Hay instrucciones precisas para individualizar cada cuerpo y realizar los procedimientos necesarios para establecer su plena identidad. Entre tanto, un laboratorio especializado con sede en Villavicencio tiene la misión de realizar pruebas de ADN a miles de cuerpos recuperados de fosas de todo el suroriente del país, para empezar a cotejarlas con las bases de datos de los familiares de desaparecidos.

    Ese proyecto, denominado ‘bancos de perfiles genéticos’, cuenta con asesoría de los expertos argentinos que identificaron a los desaparecidos durante la dictadura.

    Aunque se trata de uno de los crímenes más atroces de la violencia política en Colombia, no existen cálculos certeros del número real de víctimas. El censo de no identificados en los cementerios aún es parcial, y en Justicia y Paz las víctimas han denunciado más de 42 mil desaparecidos, si bien los ex-‘paras’ han confesado apenas 3.400 casos. Se da como un hecho que la macabra estadística seguramente crecerá con las confesiones de los miembros de las guerrillas que deberán cumplir compromisos de verdad y reparación si prospera el proceso de paz.

    Carlos Eduardo Valdés, director de Medicina Legal, asegura que es una obligación para el país tener lugares donde no solo se les dé un trato respetuoso a los restos de las personas sin dolientes, sino donde se mantenga la cadena de custodia. Precisamente, la misión de los equipos de la Fiscalía que exhumarán esos restos apunta no solo a la identificación, sino a preservar las pistas que sirvan para aclarar las causas de la muerte y los responsables, si es que se trató de un crimen.

    saibui@eltiempo.com
    http://www.eltiempo.com/Multimedia/especiales/muertos-nn-colombia/nn-a-cementerios-de-la-memoria_12445923-7
  • Dario López
    Publicaciones: 7,194Subteniente 3757 Bogotá
    El retratista de los muertos en los Llanos

    B1V5g.jpg

    Carlos Ramírez es morfólogo de la seccional del CTI en el Meta. Tiene 1.700 cráneos, a los que debe devolverles el rostro que tenían en vida.


    Villavicencio. Sobre el estrecho escritorio de Carlos Ramírez, jefe de morfología del CTI en la capital del Meta, están ya las primeras once imágenes de cráneos sin dueño a los que este científico, que también es artista, les puso un rostro en carboncillo. Antes de acabar este año serán 50, y el siguiente reto es que cada uno de los 1.700 cuerpos que llegaron sin ninguna identidad a esta seccional -la de jurisdicción más amplia en el país- recuperen la cara que tenían en vida.

    Este morfólogo bogotano, que habla con acento llanero, lleva 17 años dedicado a la "ciencia del dibujo". Sus retratos han ayudado a la identificación y captura de asesinos en serie y hasta de los ladrones más grandes de la historia en Colombia: los que se llevaron el botín del Banco de la República de Valledupar.

    En los últimos meses, ante la avalancha de muertos recuperados de las fosas comunes de los paramilitares, se dedicó de lleno a una de las ramas más difíciles de esta profesión: la de reconstruir los rostros de personas, teniendo como único punto de partida el cráneo.

    Del éxito de su misión depende que centenares de familias del Llano puedan enterrar a sus muertos, y que otras de la Costa, el Eje Cafetero, Antioquia y Cauca hagan lo propio con centenares de muchachos que se fueron a pelear en alguna de las muchas guerras de los grupos ilegales del oriente del país.

    "Un cráneo en buen estado permite no solo determinar sexo, raza y edad. Se puede saber qué apariencia tenía la persona: el tamaño de las cejas, la forma de la cara, de la nariz, desde dónde comenzaba el pelo y hasta el tamaño de la boca", asegura Ramírez. El trabajo de un solo caso puede durar meses. Poco a poco, como en una película, las fotografías de las calaveras empiezan a cobrar vida, en un proceso que incluye probar varios posibles peinados de la víctima, para tener mayores chances de identificación.

    Al Meta -dice el director seccional del CTI, Pedro Gordillo- llegaron desde todo el país personas que engrosaron las filas de los grupos paramilitares. "Villavicencio es una zona con un desarrollo mayor del conflicto. Hubo un exterminio durante la guerra entre las Autodefensas de los Castaño y 'los Buitragueños' (la gente de 'Martín Llanos'); además hay muchos muertos de la guerrilla", asegura.

    En poco más de un lustro, allí han sido recuperados 3 mil cuerpos de fosas comunes. A Villavicencio llegaron esos despojos desenterrados en Vichada, Guainía, Guaviare, Vaupés y el mismo Meta. En 1.700 casos no había ninguna pista de identidad, salvo los esqueletos, a los que Ramírez se dedicó de lleno.

    "Es una satisfacción personal que un auxiliar de la justicia pueda identificar restos frente a los que ya se agotaron todas las posibilidades", asegura el morfólogo. Mientras EL TIEMPO hablaba con él en Villavicencio, hace tres semanas, en Bogotá una madre recibía después de nueve años noticias sobre una joven que Carlos identificó y que fue desaparecida por los 'paras' en Guaviare. Aunque aún falta el cotejo más certero, las pruebas de ADN, la mujer aseguró que la reconstrucción del rostro que le mostraron parecía una fotografía de su hija.

    De físico a retrato hablado

    Carlos decidió abandonar los ocho semestres que había hecho de Física para convertirse, en 1987, en uno de los alumnos de la primera Escuela de Criminalística, que años después sería el germen del CTI. También fue uno de los pioneros en los cursos de Morfología, que aunque son intermitentes y por largas temporadas suspendidos, han permitido que la Fiscalía tenga al menos un experto en casi todos los departamentos del país.

    Uno de sus últimos aciertos fue hace un par de meses, cuando hizo el retrato hablado de un sicario que había asesinado a tres personas en San José del Guaviare. Una semana después, el criminal fue capturado.

    Sus compañeros aseguran que es un artista. Él dice que, para hacer su trabajo, se necesita mucho más que capacidades de dibujante: "Este es un oficio que no se aprende en Bellas Artes", asegura.

    Pero desde muchacho tenía habilidades. En los 80, antes de que decidiera qué iba a hacer con su vida, su dibujo fue declarado ganador por un jurado del Colegio Cooperativo de Venecia, en Bogotá. Le dijeron que su lápiz parecía haberle dado vida a un hombre que murió hace dos mil años: Jesucristo.

    Así hacen una reconstrucción

    La morfología facial forense tiene nueve protocolos o campos de acción. Se aplican para la búsqueda de personas prófugas (técnicas como el reconocimiento fotográfico y el cotejo morfológico facial). También se usan los procesos de envejecimiento y de caracterización. Para la identificación de desaparecidos, se emplea la reconstrucción del rostro con base en imágenes proyectadas desde el cráneo recuperado. Un último protocolo, poco usado por los altos costos, es la reconstrucción facial tridimensional. Fue usada por Medicina Legal para identificar a un grupo de indigentes asesinados por criminales que los vendieron, como cuerpos de estudio, a la Universidad Libre de Barranquilla en los 90.

    'Cuando vimos el dibujo, supimos que Maira no volvería'

    A Maira Alejandra Castro, de 18 años, junto con dos de sus amigas, los paramilitares se la llevaron de una taberna en Vistahermosa (Meta) en el 2004. Desde entonces, sus padres y sus tres hermanos emprendieron una búsqueda desesperada que acaba de terminar. "Fuimos a preguntarles a los 'paracos' y nos dijeron que no buscáramos problemas, que si queríamos regresar con la jeta llena de moscas", recuerda Jorge Castro, el padre.
    Hace un año, un desmovilizado de las autodefensas, Leonardo Escobar Londoño, 'Pájaro', confesó el crimen de las jóvenes ante una fiscal de Justicia y Paz de Villavicencio. Entregó la ubicación de la fosa y la descripción de Maira, que fue dibujada por el morfólogo Carlos Ramírez.

    "Cuando me mostraron el retrato hablado que había hecho el señor de la Fiscalía, supimos que era Maira. No había vuelta atrás, era exacta. Ahí perdimos la moral de que la niña estuviera viva", asegura Ana Judith López, madre de crianza de la muchacha. La familia asegura que el paramilitar que se llevó a su hija sabía que ella no era amiga de la guerrilla. Incluso se investiga si el crimen fue una retaliación porque las jóvenes se negaban a salir con los 'paras'.

    http://www.eltiempo.com/Multimedia/especiales/muertos-nn-colombia/el-retratista-de-los-muertos-en-los-llanos_12445930-7
    Editado por Dario López on
  • Dario López
    Publicaciones: 7,194Subteniente 3757 Bogotá
    Las víctimas ecuatorianas de los 'paras'

    El cuerpo de Jerónimo Geovanny Quijije fue entregado a autoridades ecuatorianas el pasado 26 de octubre.

    hgUj6.jpg
    Foto: Archivo particular

    Autoridades colombianas han entregado tres cuerpos de ciudadanos del vecino país. Lista puede ser mayor.


    En medio de la espesa selva del Putumayo, refundido entre decenas de fosas de víctimas colombianas en un cementerio clandestino de las Autodefensas, fue encontrado en el 2007 el cuerpo del ecuatoriano Jerónimo Geovanny Quijije.

    El joven de 25 años fue enterrado con su cédula y su carné de las Fuerzas Armadas de Ecuador, en la vereda de Puerto Amor, en La Hormiga. Y el pasado 26 de octubre, en un acto público realizado en Pasto, los restos fueron recibidos por representantes del Gobierno ecuatoriano.

    Este fue el primero de tres cuerpos de ecuatorianos hasta ahora identificados por la Fiscalía de Justicia y Paz, gracias a la ayuda de los campesinos de la zona. Pero la lista puede ser mucho mayor.

    “Sabemos que por la violencia hubo desplazamientos de colombianos a Ecuador, y que de Ecuador hubo mucho ciudadano que vino a Colombia buscando trabajo como raspachín. Muchos terminaron como víctimas de homicidios, secuestros y desapariciones forzadas”, dice Luz Dary Páez, la fiscal que realiza las exhumaciones en el Putumayo desde hace cinco años.

    En ese departamento se han recuperado los cuerpos de 438 víctimas, 103 de los cuales ya fueron devueltos a sus familiares. José Alberto Sandoval, el ‘Primo’, jefe del bloque Sur, dijo en versión libre que las Autodefensas incursionaron varias veces a Lago Agrio, en la provincia de Sucumbíos, en el Ecuador. A esta población –separada solo por un puente del municipio de San Miguel, en Colombia– iban a buscar supuestos guerrilleros.

    “Entrábamos a hacer registros a Lago Agrio –dijo el ex-Auc–. Una vez sacamos a dos personas de allá porque el informante nos dijo que eran de la guerrilla”.

    Camposanto en Putumayo
    Por la cantidad de muertos que los campesinos saben que hay en el corregimiento de El Placer, en Valle del Guamuez, decidieron enterrar una cruz en señal de que esa tierra es considerada camposanto. En Villa Sandra, una finca de Puerto Asís, se cree que hay más cuerpos que en el cementerio.

    “En el Putumayo las Autodefensas tenían una política de desaparición forzada. Muchos cuerpos fueron arrojados al río, otros eran enterrados en el mismo lugar en el que los paramilitares instalaron los retenes. Allí, luego de interrogar a las víctimas sobre su supuesta cercanía con la guerrilla, eran asesinados, desmembrados y enterrados en fosas”, dice la fiscal. Narcos y guerrilla también dejaron centenares de víctimas.

    http://www.eltiempo.com/Multimedia/especiales/muertos-nn-colombia/las-victimas-ecuatorianas-de-los-paras-_12445931-7
  • Dario López
    Publicaciones: 7,194Subteniente 3757 Bogotá
    'El derecho a un nombre no se pierde ni con la muerte'

    fNGun.jpg
    El director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés.Foto: EL TIEMPO

    Director de Medicina Legal dice que el Estado debe garantizar la reunión de las personas con el cuerpo de sus seres queridos muertos.

    El director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, resalta que los muertos también tienen derechos y dice que en el país nadie tendría que ser sepultado sin un nombre.

    Afirma que se debe asegurar la reunión de las personas con el cuerpo de sus seres queridos muertos.

    ¿Por qué es tan importante lograr identificar todos los cuerpos?
    La dignidad humana y los derechos de las personas no se acaban con la muerte. No se puede negar a una persona la posibilidad de ser sepultada con un nombre y que su familia lo pueda llorar; ese es un deber del Estado y un derecho de las personas.

    ¿Qué trato se da en el país a los no identificados?
    Eso lo hemos ido cambiando, porque aquí se les venía diciendo peyorativamente NN, y eso es tan grave como la misma muerte. No identificar a una persona es borrar toda su historia, casi decir que no hizo nada en la vida. Tal vez por eso en algunos cementerios los tratan como los tratan.

    ¿Es posible superar el duelo por la pérdida de un familiar si no aparece el cuerpo?
    La experiencia que tenemos es que las personas que no sepultan a su ser querido dejan un ciclo abierto. A pesar del paso del tiempo, mantienen la idea de que su familiar está vivo en alguna parte y eso no les permite seguir con sus vidas tranquilos y en paz. En los cementerios también se siente el amor de las familias por sus muertos.

    http://www.eltiempo.com/Multimedia/especiales/muertos-nn-colombia/el-derecho-a-un-nombre-no-se-pierde-ni-con-la-muerte_12445936-7
    Editado por Dario López on
  • angelfast7
    Publicaciones: 210Soldado 176
    Perdón pero que tiene que ver estos post del amigo dlopez con el tema de la ANIC? mas bien quisiera saber si esta agencia ya esta funcionando o cuando empieza
  • incognito123
    Publicaciones: 128Soldado 156
    El amigo dlopez no comprendio para nada la tematica del hilo.



  • Dario López
    Publicaciones: 7,194Subteniente 3757 Bogotá
    Señores es cierto, el error es mio y cuando me di de cuenta no podía reversar .

    Ya le solicite a la administración su correcta ubicación; gracias por estar tan atentos al buen curso de las tematicas.

    un cordial
  • Dario López
    Publicaciones: 7,194Subteniente 3757 Bogotá
    Unidad Nacional de Protección de la República de Colombia.

    Nuestra misión: La protección de la vida humana.


    8VFHj1o.jpg
  • Dario López
    Publicaciones: 7,194Subteniente 3757 Bogotá
    El hombre de quien dependen las vidas de 7.500 colombianos amenazados

    zjJ4LtD.jpg
    Andrés Villamizar director de la Unidad Nacional de Protección (UNP).
    Foto: Archivo particular

    Habla con la calma de quien no tiene en sus hombros el peso de proteger a tantas personas.


    Andrés Villamizar se convirtió en el director de la Unidad Nacional de Protección (UNP) casi sin darse cuenta. Trabajaba en la campaña (2010) de Germán Vargas Lleras a la Presidencia de la República y ante la derrota, tenía planeado regresar a Estados Unidos para terminar una maestría sobre seguridad que había dejado en veremos. Pero Vargas Lleras fue nombrado Ministro del Interior y llamó a Villamizar para que ocupara el cargo de Subdirector de Seguridad y Convivencia ciudadana de dicha cartera. Villamizar aceptó. Y de ahí, tras la eliminación del DAS y la creación de la UNP, le dieron el cargo de director de esa unidad.

    Tenía la experiencia para hacerlo, dice. Había trabajado siempre en el sector público y los temas de seguridad eran su especialidad. Sin embargo, el cargo lo sorprendió. El volumen de peticiones de personas en busca de protección superó su cálculo. “No imaginé la importancia que este tema tiene para los colombianos”, dice. Pero, poco a poco, se fue acostumbrando. Tanto, que decidió convertir su cuenta personal de Twitter (@Villamizar) en una herramienta para recibir casos y depurar otros.

    A simple vista, siempre anda con dos celulares. Mientras habla en uno, chequea de reojo qué notificaciones le han llegado en el otro. Trata de no desviar su atención en eso, pero si lee algo extraordinario, interrumpe. “¡Mataron a unos funcionarios de migración en la Guajira!”, exclama y suspende el diálogo para explicar que la situación en esa región es una de las que más le preocupa. Pero no es la única. Tiene protegidos en todo el país.

    Villamizar siempre ha estado familiarizado con el tema de la inteligencia, de los guardaespaldas, de la seguridad. Su papá Alberto Villamizar (primer zar antisecuestro de Colombia y exembajador en varios países) sufrió un atentado en el 86 y su mamá Maruja Pachón, hermana de Gloria Pachón viuda de Luis Carlos Galán, fue secuestrada en el 90. Su papá fue el único que logró enfrentar cara a cara a Pablo Escobar para lograr que su esposa fuera dejada en libertad.

    Por eso, desde pequeño, Villamizar supo qué era eso de andar con gente de seguridad a su lado. Sin embargo, y pese a su cargo, hoy solo cuenta con dos guardaespaldas. Pocos, comparados con algunos de sus protegidos que cuentan con más de 30.

    “Hay gente que lleva más de 10 años con el esquema”, señala. Y cada uno vale 20 millones de pesos mensuales. En la actualidad, según revela Villamizar, 7.500 personas tienen protección por parte de la unidad. La mitad de las que pretenden recibir el beneficio al año.

    A Villamizar lo ha sorprendido ver el alto número de personas que quieren tener carro blindado y guardaespaldas. Al año, la unidad recibe en promedio 15 mil solicitudes. “Hay muchos que piden protección y no la necesitan”, cuenta. Y recalca que otros sí la requieren pero no es la UNP la encargada de solucionarles su situación de riesgo. Villamizar recuerda que, según la Ley 418 de 1997, hay grupos a los que no es obligación que la unidad proteja. Actores, por ejemplo. Y cuenta, con un poco de gracia, cómo algunos, protagonistas de las telenovelas de más audiencia en la televisión nacional, lo han buscado para pedir escoltas porque, según ellos, los personajes que interpretan generan amenazas y los ponen en riesgo.

    Pero los artistas no entran dentro de las categorías que son prioridad para la UNP, según la norma. Y la atención se concentra en dirigentes políticos, activistas, periodistas, miembros de ONG, organizaciones campesinas y líderes de oposición.
    Uno de los grupos más grandes es el de periodistas. En total 90 reciben protección. La mayoría están en zonas apartadas.
    Villamizar habla con tranquilidad. Quien lo escuche no pensaría que sobre sus hombros recae la seguridad de tanta gente. Dice que pocos casos se le han salido de las manos. Solo dos personas que han estado bajo su esquema han muerto. “Una de ellas, la líder Angélica Bello. Pero se trató de un suicidio. La otra era una víctima de Bello (Antioquia) que después de que los escoltas lo dejaron en su casa, unos hombres de la banda ‘Los Triana’ se hicieron pasar por policías, entraron a su vivienda y lo mataron”, relata.

    En total se han registrado nueve atentados a nueve de sus más de 7.000 protegidos. Uno de esos de gran connotación nacional, como el de Fernando Londoño en mayo del 2012. Allí murió uno de los escoltas contratados por la UNP.

    Por su trabajo lo han amenazado. “A veces algunas personas que quieren medidas de seguridad me mandan mensajes diciéndome que si les pasa algo es mi culpa. Víctimas de extorsión, de maltrato familiar, que no entran dentro de ninguna de las categorías”, cuenta.

    Y también lo han denunciado. “Ante la Fiscalía tengo denuncias por casos a los que se ha negado seguridad. Las personas no saben que no soy la única persona que decide quién recibe esquema o no. Conmigo hay un equipo en donde participan todas las instancias del Estado (…) yo no digo a este sí a este no”, cuenta. Pero lo que sí depende directamente de él es el trámite para que se atienda un caso más rápido que otro. “Hay procesos que, por lo grave, deben ser inmediatos, yo los miro y analizo si no da tiempo para hacer un estudio largo y tienen que ser atendidos de una vez”. Al día puede firmar de cinco a seis de este tipo de trámites.

    El desgaste en los estudios de riesgo es alto. En promedio se demora 30 días hábiles (varía de acuerdo a la zona) y al Estado le cuesta cerca de 1 millón y medio de pesos. Por eso, por la alta suma de dinero que representa, Villamizar confiesa que muchas veces se ve limitado y tiene que insistir con el traslado del dinero que se hace a través del Ministerio de Hacienda. Ahora está esperando 100 mil millones de pesos.

    “Un año después de que se otorga la protección, se hace una evaluación para saber si se le retira o no. La gente se niega a quedarse sin carro, chofer, gasolina. Muchos porque sienten que aún están en riesgo y otros porque están acostumbrados”, cuenta Villamizar.

    Otro de los ‘líos’ a los que se enfrenta Villamizar es el de prestar ayuda a personas que están siendo investigadas o de dudosa reputación. “Otra de nuestras consignas es creer en la inocencia de la gente hasta que la justicia demuestre lo contrario”, cuenta. Y ahí recuerda el caso de José Crisanto Gómez, el hombre que acaba de ser condenado a 33 años de cárcel por el secuestro del hijo de Clara Rojas, y que hasta hace poco contaba con seguridad. “Cuando conocemos que se libra orden de captura contra alguien, quitamos el esquema”, señala.

    Andrés Villamizar trata de no desconectarse. Sabe que en cualquier momento habrá una solicitud, una queja, una alerta. Como pasó con el caso de León Valencia, Ariel Ávila y Gonzalo Guillén, cuando le llegó información sobre un sicario que estaba en Bogotá con el objetivo de matar a esos tres de sus protegidos.

    “Lo sabía desde el viernes, pero después de discutirlo con el alto Gobierno y los implicados en el tema, decidimos que lo mejor era darlo a conocer en un momento en el que hay bastante flujo de personas en redes sociales”, confiesa. Y supo cómo hacerlo, la noticia se disparó en pocos minutos y al día siguiente fue tema en la radio.

    Muchos ven ese tipo de interacción directa, sin intermediarios y sin jefe de prensa como la típica de un político. Andrés Villamizar lo reconoce, pero niega que por ahora tenga pretensiones de ese tipo. Su último intento fue cuando se lanzó a la Cámara por el partido Liberal (2006) y se quemó.

    “Sé que me faltó ser más conocido. Ese fue el error”, señala. Pone como ejemplo lo que ha sido la carrera de sus primos Juan Manuel, Claudio y Carlos Galán. “Ellos han tenido más éxito en el tema electoral. Yo me he ido más por el lado del ejecutivo”. Pero no descarta que en el futuro vuelva a lanzar su nombre a las urnas. Su cercanía con Germán Vargas Lleras lo llevaría a una nueva contienda electoral. “Si él me llegara a pedir que lo volviera a acompañar en un proceso político, lo consideraría”, confiesa.

    No está casado ni tiene hijos. Se la pasa más en su oficina, ubicada en un moderno edificio en la Avenida 26, que en su casa. Es fanático de los perros. Y de las pocas veces que salta el protocolo y replica un mensaje en Twitter es porque se trata de algún tema que tiene que ver con perros. “Tenía dos hasta hace poco, pero uno se enfermó y me quedé con un pequeño Schnauzser”, cuenta.

    Villamizar no sabe cuánto tiempo más estará como director de la UNP. Ha sido, desde el 2010, la única cabeza de la entidad. Su nombre ha empezado a ser familiar últimamente y él sabe que mientras permanezca ahí podrá ganar popularidad, esa que en el 2006 le faltó para llegar al Congreso, pero que esta vez le podría dar un empujón para sus planes a futuro como candidato al legislativo.

    Sally Palomino C.
    Redacción ELTIEMPO.COM
    http://www.eltiempo.com/politica/perfil-de-andres-villamizar-director-de-la-unidad-nacional-de-proteccion-_12843583-4
  • Dario López
    Publicaciones: 7,194Subteniente 3757 Bogotá
    Esta placa es un símbolo de pertenencia, de profesionalismo, de entrega, en la protección de la vida humana.

    cFaDuOk.jpg
    Creditos: Cuenta oficial de la Unidad Nacional de Protección de la República de Colombia
    Editado por Dario López on
Entre o registrese para comentar