Primer Curso de Armas para mujeres en la Escuela de Suboficiales.

Dario López
Dario López Colaborador Role_EMC
Colaborador, EMC
Subteniente

El 2017 será recordado en la historia del Ejército Nacional y de la Escuela Militar de Suboficiales Sargento Inocencio Chincá, como el año en el cual la mujer colombiana dio sus primeros pasos para convertirse en suboficial de arma.


Un gran reto para las 50 jóvenes que hacen parte del selecto grupo de seleccionadas; un conjunto de niñas de las diferentes regiones del país, quienes tienen el compromiso de abrir el camino para las generaciones futuras.



Cincuenta rostros llenos de expectativas, sueños y vida, que esconden en sus almas el miedo a lo desconocido, a estar lejos de sus casas y familias, y al fracaso. Pero como mujeres que son, saben que durante estos dos años de preparación solo la valentía, sacrificio, disciplina, dedicación y entrega serán las armas que tendrán a favor para ser las primeras suboficiales femeninas de arma.



Algunas de ellas, eligieron la carrera militar como proyecto de vida porque ya conocen el Ejército Nacional al ser hijas o familiares de militares y el resto de niñas porque en sus corazones siempre palpito ese gran deseo de ser un héroe de Colombia, un Héroe Multimisión. 



Hoy su primer paso en la Escuela Militar de Suboficiales lo dieron midiendo y probándose esas prendas que con orgullo llevarán durante estos dos años, prendas que hacen parte de su equipo. Pesadas maletas que desde ya tuvieron que cargar sobre sus delicados hombros con la fuerza femenina que otorga la naturaleza en esos momentos donde el coraje es necesario.



Entre curiosidad y duda recibían algunos elementos desconocidos para ellas, pero que muy pronto dominarán su uso a la perfección. Mientras tanto, sus padres observándolas con una mezcla de tristeza y orgullo las acompañaron en todo este proceso de matrícula, la mayoría confesando que tienen un nudo en la garganta pero por sus hijas deben ser fuertes, otros esperando el 14 de marzo, día en el cual se celebrará la ceremonia de incorporación para desbordar esas lágrimas contenidas cuando dejen a sus princesas y niñas construir su proyecto de vida en la Escuela Militar de Suboficiales Sargento Inocencio Chincá.


 



Comentarios

Entre o registrese para comentar